Mamoplastia de Reducción

En los casos en los cuales el volumen de los senos se convierte en un inconveniente, llegando incluso a generar dolor en la espalda, surcos en los hombros e incluso infecciones bajo los mismos, es posible requerir de la reducción de los mismos para lograr una solución.

Normalmente bajo anestesia general y con una duración de entre dos y cuatro horas se realiza la resección del tejido en exceso y la reposición del complejo areola pezón en la situación adecuada.
La cicatriz resultante se genera alrededor del complejo areola pezón, una porción vertical y una horizontal a nivel del pliegue submamario, dando una forma similar a un ancla.
Es un procedimiento ambulatorio, con una mínima incapacidad.
En casa se realizan curaciones en las áreas de las suturas y se utiliza un brassiere de soporte para mayor comodidad.
El material de sutura es absorbible y se revisa en uno de los controles postoperatorios en la segunda semana.
Sus riesgos son bajos y poco frecuentes e incluyen una cicatriz inadecuada, alteración en la sensibilidad del complejo areola pezón, sufrimiento o perdida parcial o total de mismo.

Mamoplastia de Reducción

El dolor de espalda, los surcos en los hombros, y la insatisfacción con el aspecto por el aumento en el tamaño de los senos, pueden ser corregidos por medio de la mamoplastia de reducción.
Esta se realiza tras una estricta planeación y marcación pre-quirúrgica, procediendo luego a la cirugía bajo anestesia general, o regional, la cual dura un promedio de cuatro horas.
Se puede realizar de manera ambulatoria o bajo una corta estancia hospitalaria. La incapacidad rara vez se prolonga más allá de una semana.